Lo que nos une

Puedo contar a mis amigas con los dedos de una sola mano, y con cada una de ellas una experiencia significativa que nos ha mantenido unidas. Y es posible que así se explique por qué hoy Kiki existe.

La primera, mi hermana por supuesto, compartió conmigo los dos primeros esmaltes de mi vida: un rojo sangre Jordana que amábamos con locura y una vez que se terminó, jamás lo volvimos a encontrar. Era el tono perfecto. Lo busqué tianguis por tianguis, lo juro, pero jamás lo encontré. Sin embargo, marcó mi preferencia por los tonos muy oscuros.

61f08329f6c5a7e5ee6291739a614e37

El segundo color que compartimos fue un azul eléctrico que por alguna razón me hace recordar las tablas gimnásticas de la secu, la era de Kabah y OV7 con pantalones acampanados y telas de poliéster más brillosas que mi piel. Si, así. Curioso que quince años después esos colores son un must y tenemos que aceptarlos de vuelta.

IMG_2152

Gina es esa amiga casi hermana que siempre está ahí; en cada gripa y en cada desamor llegó a mi casa a cuidarme con una Cajita Feliz, la Hello Kitty y los Kleenex para el moco o la lágrima. En cada ocasión, era ella quien me revisaba manos y pies para decirme: “Infaliblemente, una mujer profundamente deprimida va a tener los pies y las manos deshechos, sin pedí y sin esmalte, así que déjame verte.” No era doctora, aunque sí psicóloga, y si lo pensamos bien, creo que la primera consulta con un terapeuta debería ser mostrar manos y pies; así como con el doctor sacas la lengua y haces ¡aaah!, revisar el mani y el pedi te ahorraría las primeras tres consultas explicando que te mueres de tristeza. Sabia mi amiga, muy sabia.

Luego llegó Lil, mi adorada, la más conocedora en temas de belleza y la más mágica de mis amigas. De ella aprendí las dos cosas más importantes de mi vida adulta: “Supera el rojo sangre porque también existe el fucsia. Y no eres nada sin un buen top coat. ¿Así de fácil, quieres un buen esmaltado casero? ¿Quieres que te dure el color? ¿Quieres brillo interminable? TOP COAT.” Yo tengo dos preferidos Seche Vite Dry-fast Top Coat® y Nail Bliss Top Seal: los dos te dan hasta ocho días de esmaltado perfecto y brillo tipo gel.

SBS-158302SBS-215000

Una más fue Karla, y lo más memorable de nuestra amistad fue una tarde en mi casa que nos sentamos a disfrutar del whisky de los jueves mientras nos pintábamos las uñas preguntándonos dónde encontrar uñas efecto Chrome. Después de eso terminamos en Querétaro, seis horas después, medio borrachas y –según– en busca del amor. Sí, lo juro; de la nada cogimos nuestras bolsas, dos cambios de ropa míos que tuvimos que compartir todo el fin de semana y nos montamos en el carro a escuchar a Lana del Rey, esperar que se nos secara el esmalte y que el destino nos llevara a ningún lado porque obvio ese fin lo único que no hubo fue príncipe azul. Años después llegó el amor y también el efecto chrome que tanto buscábamos. ¿Dónde hay efecto chrome? ¡Obvio en Kiki! #itssokiki.

MTQwMzU1NzU0MzQ2NDIzNTI5

Kiki es justo eso, el lugar donde nos encontramos con nuestra mejor amiga para planear la siguiente locura; el pretexto para reunirnos y platicar de las últimas de la moda, la belleza; y la terapeuta perfecta que te alivia al recordarte lo hermosa que eres y que todo es más especial cuando lo compartes con tus mejores amigas.

Sí: el pretexto es el esmalte, pero la razón es todo lo que he construido gracias a ellas.

CITA-KIKI

 

2 thoughts on “Lo que nos une

  1. Hola Kiki !

    Para mí este lugar me trae grandes recuerdos , siempre que los visito de ley sé que tendré las pláticas más interesantes y al mismo tiempo es un espacio en donde estoy segura que tendré muchas risas , paz mental , grandes consejos cuando los necesite y sobre todo me harán sentir bella !
    Gracias Kiki por todos esos momentos y siempre estar en tendencia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *