Farewell dear Summer

love-rainLlega el otoño y yo soy de esas que agradece por los días lluviosos y la luna llena para poder chillar a gusto y echarle la culpa a los fenómenos naturales, antes de reconocer que el único fenómeno natural por el cual lloro es porque soy quien soy… y ya.

Un fenómeno más del que me acuso -y espero no ser la única a la que le pasa- es que en esos días chillones, cuando las nubes y yo somos una misma y soltamos gotitas de agua por donde nos lleve el viento (violines de fondo), por un momento enfoco la mirada, me veo las uñitas pintadas de rojo brillante o mejor aún ese esmalte de glitter rosa fucsia chispeante y entonces… todo se detiene y sin más ¡¡¡sonrío!!! El efecto consolador de un buen mani es más poderoso que el famoso “abrázame y dime que todo va a estar bien” de las románticas; el beso en la frente de las solteras independientes, y el cupcake antidepresivo de las flacas en cetosis.

happy-nails

No hay mal de amores, días malos, kilo de más, ni tarjeta denegada que no se arregle con unas manos bien arregladas y un esmalte bien brillante. No, no lo hay y razones sobran; es así de fácil, nadie nunca ha dicho “que morra más fea y qué horrible ese esmaltado perfecto.” ¡Pos no! Manicure y uñas esmaltadas es el pase automático al olimpo. No hay uñas rojas perfectas que hagan ver mal a nadie: mani perfecto mata carita. Punto.

glitter

Quién no ha escuchado:

  • ¡Qué mal me cae fulanita y más mal me cae porque siempre trae las uñas perfectas! ¿Cómo le hace?adele
  • ¿Qué onda con Adele? La amo, le vale su peso y todas queremos las uñas como ella.
  • Pobre, a ver cuánto tiempo le llora a éste; pero bueno, mientras se siga pintando las uñas significa que todavía trae ánimo.
  • Mi maestra socióloga, muy académica, investigadora y marxista, pero eso sí, siempre traía el pelo bien peinado y las uñas rojas de salón.

Es que pensémoslo rápidamente: morderse las uñas o los pellejitos, dejarse el esmalte descarapelado, traer las uñas rotas o sucias, inevitablemente demuestra falta de cuidado y, al final, de amor propio. Y como dicen por ahí: si quieres que te amen empieza por amarte a ti misma. Nadie puede poner en duda tu belleza cuando de una forma tan evidente te cuidas a ti misma.

beauty-nails

Cuando trabajas en un nail bar y ves entrar a todo tipo de mujeres, te das cuenta que en el terreno de las manos todas son hermosas, cada servicio de mani es una entrega automática de belleza; nadie sale de Kiki con menos autoestima, menos bonita o menos animada. Sentarse a que te hagan las uñas es dedicarte un tiempo a ti misma y decidir con que color te vas a sentir mas alegre, bonita, segura y cómoda durante la siguiente semana. Me atrevería a decir que es de esas cosas que hacemos como mujeres que no tienen que ver del todo con el juego del enamoramiento, sino con darte un espacio a ti misma para sentirte mejor.

Para este otoño sentirse mejor en los días nublados y tener un color perfecto para sonreír con la luna llena o debajo de la lluvia va a ser muy fácil: la gama de colores y acabados en tendencia son no solo un beso en la frente, sino la estrellita pegada en la frente que te hará sentir la mejor 😉

Kiss

Te dejamos aquí los colores, estilos y acabados que tenemos en Kiki listos para ti y serán un must para esta temporada.

Colores clave: Negros y rojos profundos; naranja y colores tierra; gris, tilt y olivo; y por supuesto nude.

Acabados: Cromados efecto espejo & metálicos.

Decorados: French reinterpretado; líneas y acentos en negro.

COLOR-report

One thought on “Farewell dear Summer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *